beneficios-fresas-embarazo

Beneficios de la fresa para el embarazo. ¿Sabías que son innumerables los beneficios de la fresa para el embarazo? Conozca algunos beneficios para la salud en general y más específicamente para quien está esperando un bebé, al final es en esta fase en el cual las mujeres más se preocupan por la salud.

El embarazo, tiene muchas particularidades cuando se habla de nutrición, por eso es tan importante informarse bien y mantener las comidas balanceadas y controladas. Serán nueve meses que valdrán por toda la vida de tu hijo y nunca te arrepentirás del tiempo que estuviste buscando una nutricionista, comprando y probando nuevos alimentos o leyendo artículos como este.

beneficios-fresas-embarazo

Beneficios de las fresas durante el embarazo

Cada vez más, nuevos estudios muestran la relación entre lo que usted come y la salud de su bebé cuando aún permanece en el útero materno. Por ejemplo, al analizar 180.000 muestras de sangre de embarazadas entre las semanas 15 y 18 de embarazo, los investigadores descubrieron que, cuanto más alto es el nivel de colina en la sangre de las madres, menor era el riesgo de que el bebé tuviese defectos en el tubo neural. Entonces, la colina es algo que la gente no quiere de ninguna manera, ¿no? ¿y cómo hacemos en ese caso? Para los científicos, aunque existe una predisposición genética de la mujer a que el bebé tenga dicho problema, el estudio resalta lo que ya se sabe: la alimentación equilibrada de la futura mamá tiene un papel importante en la salud del niño.

Las fresas son una fruta que contiene muchos elementos que favorecen la circulación y el buen estado de los vasos sanguíneos y una gran cantidad de vitaminas. Durante el embarazo, el bebé necesita oxígeno y nutrientes varios que le llegan a través de tu sangre. Para facilitar este proceso, es necesario hierro pero también vitamina C, y la principal propiedad de las fresas es su alto contenido de vitamina C, que permite absorber el hierro, mejorar las defensas y ayudar a crear nuevas células.

fresas-mejora-anemia

 

Recuerda que aunque ya hayas tomado un tratamiento para aumentar la ferritina, la mejor manera de reponer el hierro es a través de alimentos, ya que es mejor absorbido por el cuerpo, por ejemplo en esta dieta de avena viene de lujo.

Esta deliciosa fruta además contiene ácido fólico, una vitamina muy importante durante el embarazo, necesaria para crear nuevas células para la madre y el bebé. Su bajo consumo puede generar enfermedades neurológicas gravísimas e irreversibles, por lo tanto lo habitual es recibir suplementos de ese ácido para evitar que suceda. Si por ejemplo consumiésemos regularmente fresas no sería necesaria esta suplementación, pero hay que tomar más tipos de alimentos, ya que una tacita de fresas solo suponen el 6,5% de la cantidad de ácido fólico recomendada al día.

Si quieres más información puedes leerte este artículo sobre las fresas y sus contraindicaciones.

Para luchar contra los radicales libres

Los radicales libres causan estrés oxidativo y la destrucción de las células sanas, a lo largo del tiempo esto genera daño al corazón, las fresas como poseen antioxidantes que combaten los radicales libres, ayudan a proteger contra estos daños cardiovasculares y del cuerpo de una forma general.

Principales vitaminas de la fresa

fresas-antioxidantes-embarazo

 

La fresa tiene, además de los antioxidantes que vimos aquí arriba, las vitaminas C, K, B5 y B6, magnesio y potasio, y trae innumerables beneficios para el organismo fortaleciendo nuestro metabolismo. Una dieta rica en vitaminas y sales minerales es ideal para la mamá y su bebé. En cuanto a la cantidad de hierro y calcio, la fresa no contienen tanto como otros alimentos, pero en relación al potasio puede ser una gran ayuda en su dieta. El potasio desempeña un papel importante en el metabolismo de los carbohidratos, las proteínas y las grasas, y equilibra el sodio del organismo.

También contribuye a la salud de la piel, la actividad muscular y el funcionamiento de los riñones y del corazón, entre otras funciones vitales. Gracias al potasio, por ejemplo, disminuyen mucho las estrías en el embarazo, así como los calambres.

Además de las estrías y los calambres, las fresas ayudan con otras situaciones complicadas del embarazo, una de ellas es la ganancia de peso que ocurre en la mayoría de los casos (seguramente tienes una o más amigas que engordaron demasiado en el embarazo). Por un lado proporcionan 2 gramos de fibra dietética, que proporciona una digestión sana y una sensación de saciedad, lo que ayudará a controlar su peso, tan importante en el embarazo; y por otro, es un alimento poco calórico así que son dos grandes ventajas.

Esta fruta también contiene unos antioxidantes denominados antocianinas que ayudan a quemar la grasa, aunque no vale añadir leche condensada o nata por encima 😉

Contra los mareos durante el embarazo

Hablando sobre situaciones aburridas y tediosas del embarazo no debemos olvidarnos de los mareos. Como la fresa equilibra los ácidos y bases en todo su tracto digestivo, acaba aliviando los síntomas de incomodidad gastrointestinal, además de aliviar los dolores de estómago y reducir los síntomas de náuseas, hinchazón, dolores de estómago y diarrea, es decir, es un poderoso aliado en esta fase del embarazo de la mujer.

Contraindicaciones de las fresas en embarazadas

Atención, si usted es alérgico a la aspirina, un medicamento muy popular para los dolores y la fiebre, debes evitar el consumo de fresas. Esto es debido a que las fresas son ricas en salicilatos que pueden producir efectos alérgicos indeseables.

¿Cómo consumir las fresas en el embarazo?

Para lograr todos estos beneficios (tanto para la mamá como para el feto) es importante incluir la fresa en la dieta sin añadir dulces y chocolates. Todos sabemos que una tarta de fresa está buenísima, pero si lo pensamos bien, la cantidad de la fruta que contiene es muy baja en proporción a otros ingredientes, por lo tanto, piensa que la mejor forma es tomarla con la menor cantidad de aditivos.

No podían faltar algunas formas sanas y deliciosas de comer esa fruta sin agregar azúcar y manteniendo todos sus beneficios en su dieta:

Fresas con zumos antioxidantes

Son ideales para ser tomados en ayunas y entre comidas. Son ideales para hidratar y nutrir rápidamente, además de mantener el organismo fácilmente limpio de toxinas.

Las futuras mamás necesitan consumir también zanahorias, así que un zumo de zanahorias y fresas es perfecto, también puedes incluir algún alimento calmante como lechuga.

Té de hojas de fresa

Las hojas de fresa se están investigando a fondo últimamente y varias propiedades pueden beneficiar a las embarazadas también, por ejemplo tiene efectos vasodilatadores que ayudan a proporcionar un mejor flujo sanguíneo entre la madre y el feto, además contienen ácido elágico, que es un potente anticancerígeno natural.

Mermelada de fresa light

mermelada-fresas-aprovechar

Hacer mermelada es una buena forma de aprovechar las fresas que sobran o los que no están tan bonitas visualmente o aplastadas en el fondo de la caja que compres.

Ingredientes:

  • 1 cajita de fresas maduras y limpias
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • Edulcorante en polvo que prefieras

Preparación:

Lava bien las fresas y retira las hojas (ya sabes que puedes usarla para hacer un té de hojas de fresas). Cortarlas en pedazos bien pequeños y déjalas en agua durante 10 minutos, la cantidad de agua debe ser la mitad que las fresas, pasados los 10 minutos ponlas al fuego todo junto, tanto fresas como el agua que echaste antes.

Añada el limón y el edulcorante (la cantidad queda a tu gusto, vete probando) y deja hervir a fuego medio, siempre moviendo para que no se queme. No hay que añadir más agua, porque las fresas se deshacen poco a poco, quedando sólo algunos pedazos pequeñitos.

Con más o menos 15 minutos de cocción, ya tendrá una textura de mermelada, en ese punto apaga el fuego y deje enfriar sin meter en la nevera. A continuación, sólo debes guardar en un recipiente con tapa, guardarlo en la nevera para ponerlo, por ejemplo, en los yogures o helados.

Un último consejo, si tienes muchas fresas, puedes hacer mermelada en conservas, lo único que tienes que hacer es verter el contenido de la mermelada aun en ebullición sobre el tarro de cristal con tapadera de rosca, dejar entre 0,5 y 1 cm de espacio hasta la tapadera y cerrarlo cuando aun está caliente, el solo hará el efecto de vacío con el vapor que no puede salir. Así podrás guardar el frasco de mermelada cerrado durante mucho tiempo, pero una vez que lo habrás tendrás que conservarlo en la nevera.

 

Es muy importante que SIEMPRE se laven MUY BIEN las fresas porque pueden contener agrotóxicos, así que lava varias veces para que salga todo. ¡Ahora que ya sabes todo sobre los beneficios de la fresa en el embarazo, aproveche su gestación!