¿Cuáles son las enfermedades del gato más comunes

¿Cuáles son las enfermedades del gato más comunes?

¿Cuáles son las enfermedades del gato más comunes?. Los gatos son propensos a un puñado de enfermedades específicas, todas con síntomas distintivos. Saber qué les duele y por qué lo ayudará a determinar el tratamiento adecuado para que estén saludables nuevamente. La prevención de problemas, de virus o parasitos, evitará que su gato se quede al margen por la incomodidad. Aquí hay algunas enfermedades a tener en cuenta.

¿Cuáles son las enfermedades del gato más comunes?

Los virus y las bacterias

Los virus y las bacterias pueden invadir la nariz, la garganta y los senos nasales de un gato, causando infecciones de las vías respiratorias superiores (URI). El calicivirus felino y el virus del herpes felino son los tipos más contagiosos de URI. En hogares o refugios de múltiples gatos, los virus se transmiten a través de platos de comida o agua compartidos, aseo personal o estornudos.

¿Cuáles son las enfermedades del gato más comunes_

 

Las infecciones bacterianas secundarias pueden desarrollarse junto con los virus. El estrés y el hacinamiento contribuyen a las URI, y los gatos con caras planas, como los persas, son más susceptibles a las infecciones.

Los signos de IRS incluyen secreción nasal, congestión, secreción nasal, fiebre, pérdida de apetito y respiración rápida. Los antibióticos, el aislamiento y los líquidos combatirán eficazmente las URI.

Mantener a su gato dentro de la casa para limitar el contacto con los gatos infectados, minimizar el estrés y tener las vacunas actualizadas y los exámenes veterinarios regulares, ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable.

Ver también: 🐶 Estas son las cosas que los perros no pueden comer 🐶

La gingivitis felina, o inflamación de las encías

Es la etapa más temprana de periodontis, la enfermedad dental felina más extendida. La gingivitis es causada por la placa, una combinación de una película bacteriana pegajosa y partículas de alimentos que se acumulan a lo largo de la línea de la encía.

Los gatos que han sido alimentados con una dieta alta en carbohidratos se vuelven más sensibles a las bacterias de la placa. Mezclada con saliva y minerales, la placa se puede endurecer hasta formar sarro, una corteza amarillenta que irrita las encías del gato. Si no se trata, el sarro finalmente se acumula debajo de la encía, separándolo de los dientes.

Las encías enrojecidas, el mal aliento y la dificultad para comer son signos tempranos de gingivitis, que generalmente comienza con un diente pero se puede diseminar rápidamente. Esta bacteria puede propagarse a otros órganos a través del torrente sanguíneo y causar daño renal.

Si se diagnosticó gingivitis, los dientes de su gato deben limpiarse profesionalmente. Continúe con el cepillado diario, utilizando una crema dental especial de fórmula felina. Una buena higiene bucal es la mejor manera de combatir la gingivitis, y los alimentos especiales para gatos con fórmula dental pueden ayudar a mantener los dientes y las encías fuertes. Su veterinario también puede prescribir antibióticos para tratar la gingivitis.

Parasitos

Incluso los gatos de interior pueden tener lombrices. El gusano redondo es una de las formas más extendidas, contraído por comer insectos, roedores o aves infectados o por contacto con suelo contaminado.

Los gusanos redondos invaden los intestinos de un gato y pueden migrar a su torrente sanguíneo y órganos. Cuerdas con forma de espagueti en sus heces o vómitos, una barriga distendida, una capa opaca, falta de apetito y diarrea indican una infestación de lombrices intestinales. Una gran acumulación de gusanos redondos puede ser fatal para los gatitos.

Los gatos contraen la tenia, larga y en forma de cinta, al ser picado por una pulga que ha consumido huevos de tenia. Las larvas eclosionan en el estómago del gato, uniéndose a su intestino delgado. Las tenias absorben nutrientes; un felino muy infestado de tenias perderá peso y sufrirá una diarrea leve. Granos en forma de arroz alrededor del ano del gato y en sus heces son una señal de tenia.

Medicamentos orales antiparasitarios es el tratamiento para las lombrices intestinales y la tenia. La limpieza, el control de las pulgas y mantener al gato en el interior ayudará a combatir los gusanos.

La enfermedad del tracto urinario

Se presenta en la vejiga y en la uretra, el conducto que sale de la vejiga y extrae la orina del sistema del gato. Caracterizada por sangre en la orina y dolor al orinar, la enfermedad del tracto urinario no tiene una causa específica, pero sí varias posibles: cistitis, deshidratación, infección bacteriana o alto contenido de cenizas y minerales en alimentos secos para gatos.

Los gatos que experimentan problemas urinarios o de vejiga pueden sufrir tensión al orinar, ponerse en cuclillas y maullar de dolor. Su veterinario puede descubrir una pared de la vejiga engrosada y una obstrucción del flujo de orina o cristales urinarios.

Con la medicación prescrita y un cambio en la dieta del gato, la infección debe cesar dentro de 10 días. Su veterinario realizará varios análisis de orina para controlar la presencia de sangre en la orina. Un ambiente de bajo estrés y una nutrición adecuada pueden ayudar a prevenir infecciones del tracto urinario.
La insuficiencia renal o felina

Implica la descomposición de los riñones, que regulan los niveles de sangre y agua, y filtran y procesan los desechos. La insuficiencia renal crónica (IRC) se debe al deterioro gradual de las pequeñas unidades llamadas nefronas, que procesan los desechos y mantienen la hidratación.

Algunos expertos creen que la IRC es causada por una nutrición de mala calidad. Debido a que ocurre gradualmente, los gatos pueden no mostrar signos durante años. Por el momento en que presentan síntomas, el daño suele ser irreversible.

La sed extrema y la micción frecuente están entre los signos de CRF, junto con el babeo, la deshidratación, la pérdida de peso y el mal aliento. Aunque la CRF es incurable y progresiva, un gato puede mantenerse cómodo con los cambios en la dieta supervisados ​​por su veterinario, junto con líquidos por vía intravenosa y medicamentos específicos.

La insuficiencia renal aguda

Se produce rápidamente, generalmente por ingestión accidental de anticongelante o enfermedades que afectan el área del riñón. Los síntomas incluyen esfuerzo para orinar, falta de coordinación, vómitos, falta de alimentación, convulsiones y mal aliento. Se necesita atención inmediata del veterinario. El primer paso es eliminar las toxinas y restablecer el equilibrio de los electrolitos, y la recuperación total depende de la gravedad del daño renal.

Ver también: Si su mascota está apoyando su cabeza contra la pared, llévelo inmediatamente al veterinario.

error

¿Disfrutas este blog? Por favor, pasa la voz :)