atar los cordones para que no se desaten